• Alberto Ibañez

El fraude de mi abuela y yo

Actualizado: 30 de nov de 2019

Desde los 8 hasta los 12 años de edad, sin darme cuenta, estuve en el fraude alimentario, esto sucedió así:

Yo nací en una zona rural, y cuando cumplí la edad escolar me trasladé al puedo cercano a vivir en la casa de mis abuelos y tíos. Mi abuela vendía leche en el pueblo (era una actividad económica de subsistencia) y para ganar dinero mezclaba la leche con agua que captaba del canal de regadío, la hervía, enfriaba y con esta agua mezclaba (yo le ayudaba en esto). Mi abuela decía que hay que hervir el agua para mezclar, de lo contrario la leche se "cortaba" o se podían enfermar los consumidores.

Habían colegas de mi abuela que hacían actividad similar, y entre ellas se avisaban los días y horas en que los inspectores municipales medían la calidad del la leche. En realidad a nosotros nunca nos detectaron que la leche estaba diluida.

Con mi historía, y considerando que al día de hoy estoy apoyando a proteger los alimentos en la cadena alimentaria, me doy cuenta que fui parte de una actividad de adulteración de la leche (fraude alimentario).

Se consideran 3 motivadores principales que llevan a algunas personas a hacer fraude alimentario:


Motivador 1: Oportunidad de ganar dinero.

En el caso de mi abuela, ella hacía la actividad porque necesitaba dinero y era fácil adulterar la leche (el agua es uno de los principales adulterantes). En otros casos, las utilidades pueden ser muy altas, que hace atractivo la actividad de fraude.

Motivador 2: Baja posibilidad de detección

En muchos casos no es posible detectar el fraude, o es baja la posibilidad de detectarlo. Una de las razones, es que para muchos casos no hay forma de detectar o es muy caro; además los controles rutinarios (que muchas veces son por muestreo) no permite detectarlo.

Motivador 3: Penas indulgentes.

En muchos países no hay sanciones o si los hay son muy débiles, que no disuade a quienes ven una oportunidad de hacer fraude.

Otros elementos que deberíamos considerar, en una evaluación de fraude de los alimentos, es que lo que quieren o hacen fraude alimentario podrían ser especialistas en el producto o proceso productivo, incluso en los ámbitos tecnológicos relacionados.

Hoy en día, la única forma de proteger el alimento es que cada actor que tiene un eslabón de la cadena alimentaria debería hacer una evaluación de la vulnerabilidad de las materias primas y detectar el riesgo de adulteración o sustitución; con esto debiera definir acciones preventivas o de control a fin de proteger los alimentos. Lo que implica que las acciones que se hagan deben hacerse en función del nivel de riesgo, a mayor riesgos los controles deben abarcar a proveedores, a las materias primas y al proceso interno.


Ver el video explicativo:

Por Alberto Ibañez Neri

Académico- Entrenador-Auditor-Consultor

Docente de la Escuela de Ingeniería Industrial-USACH-Chile.

Docente de la Maestría en Agroindustria de la UDLA-Ecuador.

Entrenador para normas BRCGS, IFS, FSSC 22000, ISO.

Redes:

Youtube: https://bit.ly/2pRp2Z1

Linkedin: https://bit.ly/2NqUXZy

Facebook: https://bit.ly/34DzGkT

IBRO Consulting

Nos apasiona el trabajo bien hecho y a la primera. Seremos una solución para nuestros clientes, facilitando conocimiento y experiencia en Gestión de riesgos, Gestión de procesos, Gestión alimentaria e implementación de estándares ISO 9001, 14001, 45001, 31001, entre otros.

Información de contacto

San Pio X #2460

Providencia, Santiago de Chile

 (56) 9 89007842

Alberto Ibañez

Partners 

www.inoclean.cl

Grupo Ino SpA

Redes Sociales

  • Blanco Icono LinkedIn
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanca Facebook Icono

© 2020. All Rights Reserved. Design by IBRO